Te aviso, cuando la pruebes no podrás dejar de tomarla. Además de rica es una fuente interminable de salud.

Tiene un sabor dulce y sustituye a la leche de vaca para veganos y vegetarianos.

Como bien sabes viene de frutos secos lo que nos aporta un alto valor nutricional. Compuesta por micronutrientes, vitaminas y sales minerales, es rica en vitamina B6 y en la E. Mientras que las vitaminas B1, B2 y B3 están presentes pero en menos medida.

Las sales minerales que aporta la bebida son calcio, potasio, fósforo, y en menos parte sodio, hierro y zinc. Sin olvidar la gran cantidad de fibra que aporta.

Sabiendo esto, una vez tengamos hecha nuestra leche de almendras , podremos incluirla en batidos con superalimentos que la enriquezcan todo lo que queramos o necesitemos en ese momento.

 

Empezamos!

Ingrediente para 1 persona: 200g de almendras remojadas previamente durante 8h y 1 litro de agua.

Retiramos el agua donde teníamos a remojo las almendras. Y estas las trituramos, añadiendo agua poco a poco.

Una vez tengamos la mezcla la colocamos en una estameña o paño de tela fina y estrujamos todo el contenido, ordeñando hasta la última gota.

 

Tachan! Ya la tenemos. Puedes añadirle canela, miel o  con jarabe de arce, según tu gusto. La podemos tener en la nevera no más de dos días. Y muy importante agitar antes de usar.

 

Ahora que ya sabes hacerla apunta sus beneficios por que son muchos:

  • Ayuda a bajar los niveles de colesterol en la sangre, manteniendo libreas las paredes de las arterias.
  • Antioxidante gracias a la vitamina E que contraresta los efectos de los radicales libres.
  • Por ser rica en fibra ayuda a el tránsito intestinal y a eliminar toxinas que se producen en nuestro organismo.
  • Apta para celiacos y para intolerantes a lactosa.
  • Su aporte de calcio ayuda a fortalecer los huesos, por lo que se recomienda desde la niñez.
  • Ideal para bajar de peso.

 

Qué te parece? Lo vas a probar?