Practicar yoga es algo más que hacer posturas. La filosofía yogui mejora nuestro cuerpo y mente con la ayuda de pautas vitales en nuestro día a día.

Las redes sociales, cada vez están más llenas de yoga. Y esto a su vez hace que más gente se pregunte qué es, qué tipo de yoga debo practicar, dónde tengo que acudir, cuantas veces por semana, etc. Muchos entran en el yoga por problemas de salud, como dolor de espalda, otros por recomendación de algún amigo que lo practica y otros por simple curiosidad. Pero al final el yoga se convierte en un estilo de vida que nos cambia por completo.

El yoga es mucho más que posturas, es una forma de vivir, de comportarte con el mundo siguiendo unos mandamientos vitales en sociedad y cómo hacerlo contigo mismo; autobservación, respeto a uno mismo, el descanso. Además del trabajo de meditación que nos purifica cuerpo y mente.

Pero vamos a centrarnos en una serie de tips que nos facilitaran este trabajo y que mejoraran sustancialmente nuestra calidad de vida.

1.- Ejercicio: Hay que buscar el tipo de ejercicio adecuado para ti. Este no debe suponer un esfuerzo excesivo si no estamos acostumbrados. En este caso el yoga propone una seria de asanas que ejercita todo el cuerpo, protegiéndolo de daños en músculos y articulaciones. El yoga no tiene edad, y se puede empezar a practicar en cualquier momento.

2.- Alimentación: Cualquier ejercicio lleva implícito una mejora en nuestra alimentación, pero el yoga junto a la ayurveda apoyan la alimentación como nuestra medicina y por eso debemos cuidarla.

Todos sabemos que si evitamos productos procesados, en bolsa, embutidos y aumentamos el consumo de  verduras y frutas de temporada ya estamos haciendo una dieta más higienista que por lo menos nos mantiene con menos tóxinas dentro. Podemos intentar beber más agua, más infusiones y evitar el azúcar y las bebidas azucaradas.

3.- Menos alcohol y tabaco: Mejor si no fumamos, pero si lo hicieras un ejercicio diario podría ser intentar reducir su consumo cada vez hasta conseguir dejarlo. Al mes de dejarlo la mejoría es brutal; mejora tu gusto y tu olfato, y tu capacidad pulmonar te lo agradecerá.

El alcohol por otro lado, tan implantado en la vida social, cada vez se hace más complicado. Pero sí que podemos reducir su consumo a eventos especiales acompañado de agua para poder diluir su digestión y que el cuerpo no llegue a deshidratarse. Al final es conseguir un equilibrio entre lo perfecto y lo que a ti te hace sentir bien.

4.- Descanso: Mucho se habla de dormir 8 horas, pero muchas veces es complicado. Lo mejor es centrarse en que nuestro descanso sea de calidad. Nos puedes ayudar tomar una infusión antes de acostarnos, leer un poco en la cama, alejar la TV del donde dormimos y evitar cualquier situación de estrés antes de irnos a la cama. En este punto la meditación es muy importante, no tanto la hora del día en que la hagas, pero sí que la conviertas en un hábito. Esto te ayudará a calmar la mente y seguro que llegas a la cama con más tranquilidad.

5.- Manejo del estrés y las emociones: Todos sabemos cómo gestionamos nuestras emociones y nuestro estrés. Si nos paramos un momento a pensar cómo nos afectan, cómo nos hacen ser con los demás…veremos que siempre podemos mejorarlas. El yoga nos abre el camino hacia esa serenidad que buscamos, a como estar presente en el día y como emitir juicios más justos, respetar a los demás, etc.

6.- Meditaciones: Depende de lo que quieras conseguir con ella hay varios tipos de meditación; puedes trabajar la atención, las emociones… Pero empieza por meditar 10 minutos haciendo incapie en la respiración. Puedes hacerlo a cualquier hora del día y en cualquier lugar, lo que queremos conseguir es aquietar la mente y resetearla.

7.- Mejorar la autoestima: Una autoestima sana nos ayuda cada día a poner más cuidado sobre nosotros mismos y en consecuencia mejora nuestra relación con los demás. Así que busca que formas son las que mejor se adaptan a ti para mejorar tu autoestima como por ejemplo poner atención al ejercicio y la alimentación, cuidar tu imagen, tomar tiempo para ti, etc.

8.- Limpia y simplifica: El yoga nos enseña a no tener apego a las cosas materiales, por eso simplifica, pon orden en todas tus cosas: casa, lugar de trabajo, armarios, coche y elimina todo lo que no necesites… Así te costará menos tenerlo todo limpio y en orden. El yoga recomienda que la purificación que hacemos con nosotros mismo la tengamos con todo lo que nos rodea y nos exige limpieza y pulcritud, un trabajo que nos lleva a ser muy disciplinados.

9.- Espiritualidad: El yoga es espiritualidad, pero libre de que cada uno la manifieste a su manera. Todos o casi todos creemos en un Dios, prestemos más atención a esta parte. Si por el contrario creemos más en las energías, en guías espirituales estupendo también. Pero siempre mantener esa espiritualidad es como somos, en lo que decimos en no ejercer violencia sobre ti ni sobre nadie. Permítete ser como eres y estar en paz contigo.

Quizá veas muchos pasos a incluir en nuestra vida, pero podemos empezar incluyéndolos poco a poco. Empezar con la práctica y 10 minutos de meditación, seguir cuidando lo que comemos…y así hasta ser capaces de trabajar los 9 puntos que te proponemos.

Namaste.