Una piel siempre perfecta libre de tensiones y estrés gracias al yoga facial.

Dentro del yoga, hay ejercicios específicos para estirar en profundidad todos los músculos de la cara. El Yoga facial recoge una serie de muecas junto a ejercicios de relajación, estiramiento y respiración que nos ayuda a que nuestro rostro rejuvenezca y llevemos mejor las arrugas.

Y es que los músculos de la cara también se atrofian si no se ejercitan como cualquier otra parte del cuerpo. Por eso, aplicando estas asanas en nuestra cara recuperamos la firmeza y elasticidad de nuestro rostro.

En el yoga facial se utiliza el gesto, sonriendo, haciendo muecas, moviendo los ojos, la lengua…añade también masajes en la cara y determinados estiramientos para conseguir una piel más firme. De esta forma, y día tras día, podremos disimular arrugas y mejorar nuestros rasgos que van cambiado con el paso del tiempo.

En esta pequeña lista se enumera una serie de ejercicios para que practiques en algunas partes de tu rostro y compruebes como rejuvenece tu rostro y tu expresión.

Frente: Entrelaza tus manos y coloca los costados de tus pulgares a lo largo de la línea del cabello. Presiona empujando la línea del cabello hacia atrás. Mantén tu pecho abierto y tus hombros relajados. Mantén la presión y la mirada hacia el suelo sin mover la cabeza. Repite 5 veces.

Ojos y cejas: Pont tus manos en forma de “C”. Coloca tus dedos índices justo por encima de tus cejas sobre el hueso de las cejas. Presiona los dedos de cada lado hacia abajo y hacia los costados. Coloca los pulgares a los lados de las aletas nasales. Abre bien tu pecho y desliza las escápulas hacia el suelo.

Forma una “O” con tu boca sintiendo el estiramiento debajo de los ojos. Abre los ojos todo lo que puedas y mantén 5 segundos. Sigue con la presión de los dedos sobre las cejas. Mira hacia el cielo sin mover la cabeza. Mantén la frente relajada. Entrecierra los ojos 5 veces. Ciérralos. Repite toda las seria 2 veces.

Mejillas: Sonríe, asegurándote que ambas esquinas de tu boca estén al mismo nivel. Mueve tu mandíbula hacia el frente y enrosca tu labio sobre tus dientes. Levanta ligeramente tu mentón. Empuja la lengua hacia el paladar fuertemente durante 10 segundos. Relaja y repite 2 veces más.

Boca: Presiona firmemente tus labios contra tus dientes y sonríe. Coloca tu lengua detrás de los dientes inferiores. Sopla aire por tres respiraciones. Repite 5 veces. Haz dos sets de 5 repeticiones. Vibra tus labios para relajar por 10 segundos.

Mentón: Saca tus labios como si fueras a dar un beso. Con tus dedos presiona los labios ligeramente. Levanta el mentón. Sopla 3 veces. Gira la cabeza hacia la derecha y sopla 3 veces. Repite hacia la izquierda