¿Qué podríamos hacer para conseguir un bienestar emocional que nos haga más fuertes?

Es sabido que desde niños, practicar deporte estaba relacionado con la mejora en las habilidades sociales, el bienestar, el desarrollo de la ética, fomento del respeto, pero además y en particular el deporte en equipo se ha demostrado que tiene una función muy importante en nuestra salud mental ya que nos protege contra la depresión.

Después de examinar a 4.000 niños con edades comprendidas entre 9 y 11 años, con el fin de conocer los efectos de participar en deportes y su relación con los síntomas depresivos; descubrieron que todos los niños que practicaban deporte en equipo tenían un hipocampo mucho más grande. El hipocampo en una región en el cerebro que juega una función muy importante en la memoria, el aprendizaje y el estrés. Se sabe que cuando esta zona se contrae durante mucho tiempo se asocia con la depresión. Y tras esta investigación se descubrió que los niños que practicaban deporte en equipo además de tener un volumen más grande de hipocampo, también mostraban menos síntomas depresivos que los otros niños.

El hecho de que estas relaciones fueran más fuertes dentro de los deportes en equipo, o dentro de estructuras nos da una pista de como la combinación de ejercicio con el apoyo social del grupo genera una salud mental en los jóvenes que les previene y puede tratar la depresión.

Aunque nos estamos centrando en hablar de niños, muchos otros estudios han demostrado que también existe un vínculo entre la salud mental y el ejercicio en equipo en adultos. Por lo tanto las personas que hacen ejercicio tiene más bienestar emocional que las que no practican ningún deporte. Y si a esto le sumas hacer deporte en grupo, el bienestar mejora considerablemente. Mejora nuestra calidad de vida, reduce el estrés y nos hace mucho más resilientes frente a los caprichos de la vida.

La práctica libera sustancias bioquímicas que nos ayudan a vincularnos con las personas, practicar en grupo libera sustancias bioquímicas de “unión”. El hecho de sentirnos dentro de una comunidad nos fortalece mentalmente fomentando valores tan importantes como el compartir, el respeto, el compromiso, la superación, la constancia, el apoyo… valores que si están presentes en nuestra vida nos aseguran momentos felices y un aumento significativo de nuestra.

Tengas 12 o 52 años, está claro que existe un vínculo significativo entre el bienestar emocional y el ejercicio en una comunidad.

Únete en la práctica y rodéate de personas, notarás como la energía se multiplica. Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.